Blog Kuepa / MODALIDAD ONLINE

Lo que no sabías del pensamiento divergente 

¿Sabías que puedes estimular tu pensamiento divergente para que sea más creativo? Conoce los mitos y verdades sobre este tipo de pensamiento.

¿Sabías que gracias a este tipo de pensamiento, tu cerebro tiene la capacidad de enviarte múltiples ideas creativas a partir de un solo suceso para resolver situaciones de tu día a día?

Si tienes dudas acerca de lo que significa “pensamiento divergente” , comencemos por despejarlas antes de contarte los mitos y verdades relacionadas con este tema.

Existen 9 tipos diferentes de pensamiento: divergente, convergente, mágico, creativo, deductivo, inductivo, analítico, suave y duro, cada uno, se enfoca en procesos mentales desde diferentes ámbitos. Aquí abordaremos el pensamiento divergente o también conocido como el pensamiento lateral.

Este, es considerado el más tradicional, racional y estructural del ser humano, pues es un proceso en donde nuestro cerebro recurre a ideas creativas como posibles respuestas ante cualquier situación. Aquí, el cerebro trabaja por sí mismo y de manera espontánea nos envía ideas para responder a nuestros innumerables “¿qué pasaría si…?”.

De esta forma, cuando dices expresiones como “se me ocurrió algo” o “tengo varias ideas”, tu cerebro ha respondido creativamente a esos estímulos, brindándote la capacidad de pensar en respuestas no obvias, conectar una idea con otra y luego elegir la que consideres más adecuada.

¿Muy técnico aún ?, revisemos este ejemplo:

Tenemos una matera colgando del techo de un balcón, el viento ha soplado tan fuerte a tal punto que éste se ha descolgado, se ha caído y se ha roto en mil pedazos. Nuestro pensamiento lógico nos diría que la solución es comprar otra matera, volver a sembrar la planta y colgarla nuevamente del techo.

En cambio, nuestro pensamiento divergente nos indicaría que las posibles soluciones no volver a tener una matera, comprar otra matera más resistente, instalar la matera en una pared, volver a sembrar la planta en una matera que no sea colgante o simplemente cambiar la ubicación de la planta.

Posteriormente, nuestro cerebro tomará una decisión y determinará una serie de pasos lógicos para llegar a la solución de este inconveniente, los cuales podrían ser:

1.     Ir al vivero y comprar una nueva matera.

2.     Comprar nueva tierra para reemplazar la que se desperdició.

3.     Comprar una nueva planta porque la nuestra se ha estropeado.

4.     Sembrar de nuevo la planta.

5.     Ubicar la matera en un lugar donde no vuelve a caerse por las corrientes de viento.

Ahora que ya hemos entendido lo que significa este concepto, vamos a revisar los mitos, verdades y datos más curiosos sobre el pensamiento divergente.

 Mito: La totalidad del cerebro se encarga de este tipo de pensamiento.

Verdad: La región encargada de este proceso es el cerebelo, pues este órgano no solo está relacionado con la memoria y la coordinación sino también con las ideas y la resolución de conflictos mediante la innovación.

 

Mito: El pensamiento divergente siempre está activo y funciona igual.

Verdad: El cerebelo puede atrofiarse con el sedentarismo, pues llevar un estilo de vida sin ejercicio mental y físico puede disminuir significativamente la creatividad.

 

Mito: Las luces que producen las pantallas son inofensivas para nuestro cerebro.

Verdad: La alta exposición a las luces y brillos de pantallas de computadores y celulares, reducen el tamaño del cerebelo y su conectividad.

 

Mito: Madrugar y trasnochar en una misma jornada  me hará una persona más productiva y creativa.

Verdad: La ausencia del sueño puede afectar el rendimiento del pensamiento divergente, pues disminuye la fluidez verbal y la planificación mental.

 

Mito: Una persona feliz piensa igual a una persona triste.

Verdad: El estado de ánimo es una variable importante para el desarrollo de actividades basadas en el pensamiento divergente, pues las personas felices podrían preferir estrategias de satisfacción y conducir a un mayor número de soluciones propuestas, mientras que una persona cuyo estado anímico esté bajo, podría elegir estrategias de optimización, perjudicando su rendimiento.

 ¿Sorprendente verdad?

Si quieres ejercitar y promover tu pensamiento divergente para aumentar tu creatividad, sigue estos tips:

  • Realiza mapas conceptuales.
  • Realiza una rutina de libre escritura con un tema que sea de tu interés y agrega un cronómetro para plasmar la mayor cantidad de ideas en el menor tiempo posible.
  • Intenta recordar números telefónicos, direcciones y ubicaciones haciendo uso de tu memoria (no se vale revisar en el celular J ).
  • Desafíate a resolver problemas matemáticos sin uso de calculadora (empieza por operaciones sencillas).
  • Escribe manualmente, ejercitarás tu cerebro aún más.

Recuerda: el uso en exceso de dispositivos móviles puede sustituirnos mentalmente a tal punto de generarnos deterioro y envejecimiento prematuro de regiones esenciales de nuestro cerebro.

Anímate a desafiar ya cuestionar tus diferentes puntos de vista antes de emprender una idea, así lograrás un pensamiento más flexible. 

Creado 2020-09-22 21:42:26